La vida se basa en explicaciones....

¿Por qué existe The Fallen Red Crow?


The Red Crow Fallen empezó como un triste intento por exhibirme como escritora de fanfics y postear algunos escritos en prosa que, entre sueños húmedos, anhelaban ser versos. Pasaron muchos años siendo más un diario anecdótico sobre experiencias cotidianas sin relevancia política o social, con casuales comentarios a mi vicio particular: el manga y anime. Nació en Wordpress, murió en la inmundicia de la decidía y volvió a ser parido en Blogger.

Por tal motivo, Red Crow Fallen es una quimera, una criatura sin forma definida que sólo grazna obsenidades en vivos colores a diestra y siniestra. Por mi rasgo como persona que abarca mucho y poco alcanza, básicamente le meto de todo a éste blog... en parte por ello busco redimirme un poco y darle un curso a éste enredo narrativo. Tras algunos tropiezos he logrado aterrizar en dedicarme a escribir reseñas... ¿de qué?, lamentablemente no soy tan acérrima en el anime y leo más mangas yaoi que los shounen o lo shoujo, así que la conclusión es obvia: reseñar mangas yaoi. A parte de eso, tengo una que otra afición por el trasfondo psicológico y simbólico, así que inevitablemente también terminaré escribiendo algo de eso una que otra vez.

Enlistándo, en éste blog hay cosas como: reseñas, fanfics, dibujos, viejas anécdotas y algunos proyectos personales.



{Margot Crow // Red Crow}


{Porque me hundí en un plasma tan azul, me transformé en escarlata.}


Si te estás preguntando porque un cuervo rojo, la respuesta es sencilla: AMO los cuervos y AMO el color rojo. Eso es todo.

Mi nombre real es Isis M. L. Islas. Tengo alias y apodos por montones (más alias de autonombre que apodos), como Margot Crow, Ishisu-Magy, Musashi, Minamoto no Musashi/Ishisu-Magy, Margot Kraehe, Margaret, Magui, Mushi, etcétera.

Actualmente soy estudiante universitaria de la carrera de psicología (y no, no psicoanalizo a nadie. Para empezar, ni me han enseñado apropiadamente el psicoanálisis y ya estoy por salir de la licenciatura ¡Viva el sistema educativo por competencias!¡Promoviendo el estatus en vez de la calidad!). Sin embargo, tengo ciertas tendencias por meter narices en las ciencias sociales cualesquiera (como comunicación y sociología, que son las que están en la misma facultad), así como ser una aficionada a la literatura y el dibujo.

Vicios tengo de todos colores y sabores (ahora imagínense los OTPs... no, realmente no son tan sorprendentes). Fujoshi y Otaku desde puberta, Fanficker al momento de shipear el HoroRen, Homestucker hace poco y webcomiquera en ratos (pocos ratos).

Mi amor platónico es el arte creepy y simbólico. No obstante, mi apreciación por lo grotesco no está orientado al entretenimiento ó el sadismo ajeno, sino que representa un medio estético de sublimar una idea ó mensaje interno (Es decir, me siento identificada con lo que veo y lo amoldo a mi perspectiva idealista). Es por eso que no gusto de películas de terror ó creepypastas (puedo verlas ó leerlas, pero para mi no significan lo mismo), en parte porque para mí debe contener un significado, aún si es inconsciente (surrealistas han hablado, tan exuberantes burgueses).

Soy de centro-izquierda, con tendencias anárquicas pero sin convencerme del todo (Por si te preguntas de que jodidos estoy hablando, se trata de mi ideología política), en parte por mi dependencia al consumismo como un espléndido espécimen amoldado por el sistema capitalista (a.k.a. neoliberal).

Puedo criticar, pero difícilmente confrontar (porque soy una miedica, aunque algunos no me vean así). He aquí la razón de tanto dibujo y escrito con ideología disfrazada, puro discurso naciente de mi indulgencia por el pánico escénico.

Sé menos cosas de las que suponen que sé, y no es por menosprecio, pero soy realista. Me han tocado ocasiones en las que converso sobre tal o cual situación y no tengo ni puta idea de que están hablando, sólo me doy un boceto vago sin entender del todo los conceptos. Esto es en parte mi culpa, porque sólo capto las ideas de manera global sin ahondar demasiado en el tema (y por ello, no te vayas con la finta de que sé mucho ó soy conocedora de tal ó cual tema).

Por último: El cuervo rojo caído te da la bienvenida. Aprieta los dientes y agudiza esos cansados oídos, que he comenzado a graznar, enardecido.